LA MEDITACIÓN
La Meditación es una práctica de entrenamiento mental, la atención, la observación llevadas al cuerpo, a los pensamientos, a las emociones.

Nuestra práctica tiene las raíces universales del Mindfulness. Damos importancia a vivir el presente, ese instante incesante donde la Vida llega y se revela.

Tomamos el cuerpo como ese campo base donde empezamos a enfocar la atención. Lo habitamos sintiendo y reconociendo las sensaciones, viendo lo impermanentes y cambiantes que son, como todo. Mientras observamos, no pensamos, no etiquetamos, no analizamos, no comparamos. Cultivamos una atención amable, indiscriminada, como un testigo que todo lo acoge. Empezamos a aceptar y acoger todo lo que hay
en ese momento en nosotros.

La Respiración es el segundo centro de atención, éste más sutil. Nos abrimos a esa corriente armonizadora, sintiéndola como experiencia profunda. Sentimos despertar el cuerpo, hacer las paces con él, con nosotros desde esa actitud incondicional.

“Nada que hacer”, sólo existir respirando. Acoger y entregar es ese movimiento dinámico respiratorio que nos abre a una nueva experiencia y sentir internos.

Despreocupación, apertura a la vida inhalando y soltar exhalando, nos va conformando en un nuevo equilibrio, donde saboreamos ese “no hacer nada”, no perseguir nada, no ir detrás de nada sino abandonarse en una nueva confianza.

Así vamos calmando y aquietando el cuerpo y la mente, no como un mero ejercicio de relajación, sino de apertura a una mayor conciencia corporal y mental, para luego ir más allá de ella.

El Silencio se va haciendo presente, cuando dejamos de ir detrás de los constantes pensamientos, y sin lucha alguna, aprendemos a llevar la atención de forma amable, a otros centros de interés como he dicho cada vez que nos distraemos.

La Respiración da mucho de sí. Podemos trabajar muchos niveles de desapego, de dejar ir, de despedir emociones, pasado, pensamientos obsesivos, la rumiación tóxica, La exhalación nos da la experiencia de vaciarnos de ese ego dejando ir aspectos emocionales que después de tomar conciencia y afrontarlos, entendemos que no somos eso, y nos sintonizamos con el aspecto ilusorio de todos los fenómenos mentales, nuestra carta de independencia.

Tiempos de silencio, de escucha…para conectar con el nivel de Metta : El corazón compasivo y bondadoso, un centro de sanación espiritual.

Andamos ese camino, abiertos a un instante santo, a ese átomo virgen de nuestro Centro y nuestra Fuente interior, de donde emana la sabiduría, el amor, la dicha y la liberación del dolor.

Abrirse a la Conciencia de Unidad, más allá de todo razonamiento, es disponernos a la Paz Interna, silenciosa, que siempre estuvo presente, pero olvidada. Es volver al Hogar, a nacer o despertar a nuestro Ser incocente: un nuevo estado que es conocimiento más que percepción, es revelación de Dios en cada un@.

De esa forma, vamos desalojando y deshabilitando ese programa del caos : el ego, dando entrada y cabida dentro de nosotros a una nueva forma de percibirnos, a una nueva visión que nos facilita más claridad, ecuanimidad, serenidad y desapego.

Carmen Piña

Programación

Martes de 18:00 a 19:30
Miércoles de 18:00 a 19:30
Jueves de 10:00 a 11.30

Dónde

PAZ INTERIOR
Centro Holístico de Crecimiento integral y Espiritualidad
C/Neopatria 107, bajos
08030 Barcelona
Telf.: 637 34 05 94

Ven a probar una sesión gratuita